Resolución del VII Encuentro de los Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas-maoístas

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Resolución del VII Encuentro de los Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas-maoístas en Europa


Nosotros, los Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas-maoístas en Europa, saludamos con el más profundo orgullo proletario al Movimiento Comunista Internacional (MCI), al proletariado internacional y los pueblos del mundo que día a día se fortalecen en lucha contra el imperialismo, el revisionismo y la reacción en camino a barrerlos de la faz de la Tierra. En especial, saludamos con esta resolución a los Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas-maoístas de Latinoamérica, donde el Proletariado y los pueblos que luchan demuestran que todo el continente se ha convertido en un crisol de la Revolución Mundial Proletaria. Todas las contradicciones de la lucha de clases internacional se manifiestan aquí en los respectivos países en la mayor y más poderosa dimensión. Una y otra vez de una chispa se incendian praderas de lucha de masas, que muestran que nos adentramos en un nuevo período en el que se desarrolla una situación revolucionaria en desigual desarrollo en todo el mundo y que la Revolución es la tendencia histórica y política principal.


En primer lugar, hemos visto la lucha de los campesinos pobres de Brasil, quienes sobre todo en Rondonia conquistaron la tierra del gran terrateniente y la defendieron de una fuerza militar superior en nueve meses de lucha constante y de campaña de cercamiento del viejo estado brasileño que se desarrolló especialmente desde abril de este año. Una lucha que justificadamente ha tenido un fuerte eco en numerosas acciones solidarias en más de una docena de países. Una lucha que ha mostrado vivamente el poderoso papel del campesinado, sobre todo del campesinado pobre, en la revolución proletaria mundial como su fuerza principal. La Revolución Agraria, llevada a cabo como parte de la Revolución de la Nueva Democracia, es una lucha que sacudió tan fuertemente al régimen reaccionario del lacayo de los yanquis, Bolsonaro, que se vio obligado a denunciar públicamente y ante todo el país a la Liga de los Campesinos Pobres (LCP)- la vanguardia del movimiento campesino revolucionario en Brasil. Al mismo tiempo su régimen tampoco encuentra paz en las fortalezas de la reacción, las metrópolis y las grandes ciudades del país, porque también aquí el pueblo desarrolla su combativo movimiento de protestas, como pudo verse vigorosamente en el fin de semana del 29 de mayo.


El papel del campesinado y su fuerza revolucionaria bajo la dirección del proletariado se muestra también en Ecuador, donde los campesinos revolucionarios desarrollan la lucha contra el capital financiero imperialista, el capitalismo burocrático y sus grandes empresas mineras. Una vigorosa reunión del „Comité de los campesinos pobres de Cuenca del Río Mira“ junto con otras organizaciones de campesinos tuvo lugar en marzo de este año. También esta lucha de los campesinos (similar como en Brasil) es criminalizada y combatida por el gobierno del país, como fue confirmado con las respectivas visitas de la gobernadora de Imbabura y el comandante general de la policía, el general Tannya Varela, en Buenos Aires, Imbabura en Abril y Mayo de este año. Los campesinos pobres desarrollaron en su lucha acciones como bloqueo de calles, campañas contra desalojos y prendiendo fuego a los campamentos mineros, como aconteció en agosto del 2020 en Santa Lucía, Buenos Aires. Las empresas mineras (sobre todo la empresa Harine) incrementan ahora su lucha contra los campesinos pobres comenzando a poner a la región en un estado de sitio e impidiendo a la población su libre movimiento e intimidandola. Esta lucha se desarrolla en un momento en el que un nuevo Régimen, aún más reaccionario al servicio del imperialismo yanqui, toma el comando del viejo estado ecuatoriano. Al mismo tiempo cuatro de diez ecuatorianos viven en absoluta pobreza, el paro y el subempleo están en un 74 por ciento mientras los costos de vida aumentan constantemente. Un papel principal en estas luchas lo juega el „Frente de Defensa de Luchas del Pueblo del Ecuador“ (FDLP-EC) mientras el revisionismo avanza a su bancarrota total.

Otro país en el que la situación revolucionaria mundial en desigual desarrollo se ha mostrado vigorosamente es Colombia, donde la reaccionaria reforma sobre los impuestos por parte del gobierno fue la chispa que desencadenó el incendio de la pradera. Desde la huelga nacional el 28 de abril esta lucha de masas ha mostrado como el pueblo colombiano está dispuesto a pagar su tributo de sangre y a luchar una y otra vez con espíritu incontenible. Esto no ha cambiado a pesar de los más de 70 muertos, numerosos heridos y abusados y más de 1400 prisioneros de este levantamiento. Está demostrado por los cientos de policías heridos por parte de la reacción, la destrucción de la infraestructura del estado reaccionario y de los bancos y las miles de movilizaciones por parte del pueblo. El pueblo colombiano pide a gritos en su lucha una direccióny los maoístas del país ya han demostrado, que están dispuestos a dar esa guía como una nueva fuerza que pisa el escenario. Por eso saludamos en este punto a los compañeros del Partido Comunista de Colombia (Fracción Roja).


Estos tres países muestran con una claridad innegable el nuevo período en el que nos adentramos que se levanta como poderosa tormenta y que tambalea las condiciones en el llamado „patio trasero“ del imperialismo yanqui. También los compañeros en México muestran con sus movilizaciones de masas masivas un ininterrumpido ánimo de lucha, en un país en el que están directamente confrontados con el imperialismo yanqui y su gobierno de lacayos, así como con los sanguinarios carteles de drogas.


Al mismo tiempo, las luchas de los pueblos oprimidos en otras partes del mundo no ha parado como el pueblo palestino en su resistencia contra el continuo genocidio ha demostrado otra vez más, después de que esta lucha se haya creído muerta por parte de algunos reaccionarios.


La situación revolucionaria en desigual desarrollo en el mundo, así como la revolución como tendencia histórica y política principal son una realidad material que se expresa en las luchas de masas en todas partes del mundo y sobre todo en las guerras populares en el mundo, en Perú, en la India, Turquía y en Filipinas. Está confirmado que vivimos en tiempos de guerra, no en tiempos de paz. En esta situación, los compañeros en la India celebran en una campaña de un año los veinte años de existencia del ejército guerrillero de liberación popular (PLGA) que marcha hacia adelante en la guerra popular en la India bajo la dirección del Partido Comunista de la India (maoísta).


La nueva situación en la que nos adentramos nos llena, a los partidos y organizaciones marxistas-leninistas-maoístas en Europa, nuevamente con el más profundo espíritu del internacionalismo proletario, sabiendo que somos una clase con una bandera y una ideología. En este espíritu, llamamos a realizar acciones de solidaridad de clase para propagar y apoyar las luchas y acontecimientos aqui enumerados pero también aquellos que se desarrollan en otras partes del mundo. Esto lo hacemos como una fuerte señal de un proletariado unido mundialmente que pide a gritos su Nueva Organización Internacional que emergerá de la realización de la Conferencia Internacional Maoísta Unida.

¡Viva el maoísmo! - ¡Abajo el revisionismo!

¡Que viva el internacionalismo proletario, espíritu del Comunismo!

¡Adelante hacia la Conferencia Internacional Maoísta Unida y la Nueva Organización Internacional del Proletariado!

Firmas:

Partido Comunista de Turquía / Marxista-Leninista

Partido Comunista de Francia – Fracción Roja

Comités para la Fundación del Partido Comunista (Maoísta) de Austria

Colectivo Bandera Roja (Finlandia)

Servir al Pueblo – Liga Comunista de Noruega

Movimiento Popular Perú

Comité Bandera Roja – Alemania

Aktuelle Beiträge

Alle ansehen